Visita guiada del Museo del Louvre

Al principio una fortaleza construida durante el reinado de Felipe-Augusto al fin del s. XII, para defenderse de los ataques normandos, el Louvre (palabra que vendría del antiguo francés “lower”, que significa “atalaya”), poco a poco se volvió un palacio residencial, habilitado por el rey Carlos V (s. XIV), después transformado por Francisco I (cuyo corazón pertenecía a los Castillos del Loira), Enrique IV, y Luis XIV, quién fue el primer que reunió más de 2000 obras de arte con el fin de enseñarles al público un día.
Pero el Rey Sol tenía otro proyecto, de envergurada mucho más grande : Versalles. Después el Louvre fue abandonado por los reyes hasta la Revolución Francesa (salvo por los artistas, que fijaron el domicilio en el edificio en un desorden monumental), periodo cuando se volvió oficialmente un museo, tras la nacionalización de los bienes reales. Fue en 1793…

Hoy en día el museo más visitado del mundo, y el más largo del mundo también, merece su fama gracias a la calidad y la diversidad de las obras maestras que son conservadas allí : desde la Venus de Milo hasta la Mona Lisa, del Sarcófago de los Esposos hasta los “tesoros” de la Valle de los Reyes, del Louvre medieval hasta los aposentos de Napoleon III… no podríamos citar las 35 000 obras que pueblan la antigua residencia real.

 

Creditos foto : Emilie Robaldo